Deporte y Recreación

Promover la práctica de deporte tanto a nivel recreativo, como a nivel competitivo, al igual que incentivar la actividad física y la consolidación de estilos de vida sanos, con hábitos responsables con la salud y que promuevan la sana convivencia, son algunos de los objetivos que se pueden lograr mediante la consolidación de unas acciones bien orientadas en materia de construcción de ciudadanía en el ámbito de la recreación y el deporte.

El deporte y la recreación, no solo traen bienestar físico y psicológico a nivel individual para las personas, también pueden beneficiar las dinámicas de convivencia ciudadana, porque los escenarios deportivos, los parques y las zonas verdes de la ciudad pueden servir para fortalecer lazos de convivencia, que le permiten a la familia, la comunidad y a nuestras mascotas disfrutar de diferentes actividades físicas, deportivas y recreacionales. Además, Bogotá cuenta con una amplia oferta de actividades culturales, deportivas, musicales, artísticas, de promoción de lectura, competencias, entre otras, que pueden ser aprovechadas por los ciudadanos, superando las barreras que imponen el dinero y la falta de tiempo para acceder a espacios para la práctica deportiva y la recreación.

Es necesario fortalecer actividades lúdicas, deportivas y físicas, ejerciendo ciudadanía de manera responsable garantizando el máximo aprovechamiento de espacios como ciclo vías, lunadas, festivales, conciertos, recreo vías con ejercicios aeróbicos, y demás eventos recreativos que se desarrollan en la ciudad, entre otras cosas, porque así podremos prevenir en nuestros jóvenes factores de riesgo, promover el buen uso del tiempo libre, al igual que las actividades de ocio, podremos instrumentalizar el deporte en los procesos físicos, mentales, anímicos, sociales, además de aprovechar y fortalecer el componente axiológico de todo tipo de deporte: valores, habilidades socioemocionales, entre otras ventajas.

Todas las actividades a nivel deportivo y recreativo deben ser espacios para mostrar un buen comportamiento ciudadano y no una excusa para la violencia o la destrucción de bienes públicos, tampoco podemos permitir que las personas dejen de asumir la responsabilidad que nos generan nuestras mascotas, porque cuando esto ocurre contribuimos en la generación de escenarios insalubres y condiciones que le impiden al resto de la comunidad disfrutar cómodamente de estos espacios.

Compartir